Nuevo Razer Blade Pro con Procesador Kaby Lake y certificación THX

Los portátiles de Razer no son los más conocidos en España, pero en otros países, como Estados Unidos, son uno de los portátiles gaming más recomendados. Por dos razones: diseño y rendimiento. Su diseño es único y muy bien cuidado, como todos los productos de Razer, que tienen esa marca distintiva y esos colores tan llamativos que nos encanta. Pero es su rendimiento el que brilla.

El nuevo Razer Blade Pro es una bestia que no podemos ignorar, y si no nos crees, mira sus especificaciones:

Procesador Intel Core i7-7820HK 2.9GHz (4.3Ghz Overclock)
GPU NVIDIA GeForce GTX 1080 8GB
RAM Hasta 32GB DDR4 2,667MHz
Pantalla 17.3” 4K (3,840 x 2,160)
Almacenamiento Hasta 2TB SSD
Consumo  250W adaptador / 99Wh batería
Dimensiones 22.5 x 424 x 281 mm
Peso 3.49kg

Aunque sea un poco pesado, no nos parece tan grueso como otros portátiles gaming que podemos encontrar en el mercado español. Pero ojo, que estas especificaciones no nos muestran ni la mitad de todo lo que vamos a encontrar en este portátil.

Razer Blade-Pro

El teclado retroiluminado es mecánico, y al lado del teclado tenemos el touchpad con los botones multimedia en la parte superior. Su pantalla es grande y cuenta con una resolución 4K y la tecnología G-Sync de NVIDIA. Tiene también un SSD M.2 que puede ir de los 256 GB hasta los 2 TB. Aun hablando de especificaciones, no podemos olvidar su gráfica GTX 1080. Nos gustaría que hubiera sido la versión Ti, pero ésta también nos vale.

Razer Blade-Pro-3

Lo más impresionante, y por lo que se ha dado a conocer este portátil, es que es el primero con el certificado THX, tanto para la pantalla como para el sonido. Esto quiere decir que tendrás una pantalla espectacular con muy buenos colores y un sonido muy limpio. La pantalla y el audio jack es el mismo que la anterior generación, pero ha sufrido unos pequeños cambios que mejoraron su rendimiento.

El nuevo Razer Blade Pro no es un ordenador barato, pero hay que decir las cosas como son: ¡es una pasada! Es bonito, con un diseño limpio y al mismo tiempo gamer, y con un un rendimiento espectacular. Ahora, si vale la pena o no, eso te lo dejamos a ti para que lo decidas.