Review Krom Kempo

Krom Kempo, Review en Español

Otro teclado mecánico barato a considerar
Si estás buscando un teclado mecánico con interruptores rojos, un diseño simple y compacto, y un reposamuñecas, entonces el Krom Kempo es una de las mejores opciones de precio/calidad que puedes encontrar ahora mismo.
Diseño82
Ergonomía92
Rendimiento85
Personalización70
Calidad/Precio82
Lo bueno
Buena construcción
Varios accesorios
Buen precio
Interruptores mecánicos
Lo malo
Sin software
Macros limitadas
Apenas disponible con los Outemu Red
82
Recomendado

Krom es una submarca de NOX, una marca muy conocida en nuestro país por sus torres que, por regla general, tienen una muy buena relación calidad/precio. Actualmente, la marca se especializa en la comercialización, única y exclusiva, de periféricos para juegos, desde teclados mecánicos, auriculares, ratones, hasta micrófonos para streamers.

La última vez que analizamos un teclado Krom, el Krom Kernel, nos sorprendió gratamente su buena relación calidad/precio, considerándolo el mejor teclado mecánico barato. Esta vez, la marca nos dio la posibilidad de probar su teclado mecánico más reciente, el Krom Kempo, lo que nos permitió evaluar si es efectivamente un buen sustituto del Krom Kernel, manteniendo la misma relación calidad/precio.

Primeras impresiones

Para empezar, la caja tiene un diseño sencillo, donde en la parte delantera tenemos la imagen del teclado y atrás algo de texto con las características del teclado en varios idiomas.

  • Dimensiones: 461,1 x 40,5 x 221,9 mm
  • Peso: 1.063 g
  • Tasa de actualización: 1000 Hz
  • Anti Ghosting: N-Key o 6-Key
  • Memoria interna: Sim (64 Kb)
  • Layout: PT-pt
  • Interruptores: Outemu Red.
  • Retroiluminación: RGB.
  • Teclas macro dedicadas: Sin teclas dedicadas, pero le permite grabar macros en las teclas de su elección.
  • Teclas dedicadas: Teclas integradas en teclas F1-F11: Mute, Vol Down/Up, Stop, Prev, Play/Pause, Next, etc.
  • Reposamuñecas: Si, removible
  • Software: Ninguno.
  • Precio final: 69.90€

Dentro de la caja encontramos el Krom Kempo, la versión que analizamos con diseño PT-pt, pero lo puedes encontrar en ES. Este teclado viene con los interruptores Outemu Red (los únicos disponibles) y un manual bastante simplificado, por lo que es necesario utilizar el sitio web de la marca para descargar la versión completa.

Las primeras impresiones fueron positivas, no sólo porque la marca ha mantenido un diseño relativamente compacto, sino también por su peso y todos los extra que incorpora, como el extractor de teclas y dos piezas de repuesto que sirven para fijar el accesorio del reposamuñecas en caso de que se dañen los originales que vienen. En cuanto a los materiales, a pesar de ser un teclado construido principalmente en plástico, la sensación es buena.

Diseño

Krom Kempo es un teclado elegante y sencillo, sobre todo si comparamos su diseño con los teclados para juegos de las marcas más conocidas, que generalmente tienen un diseño de juguete y tienden a ser poco compactos. De todos modos, aunque sea más compacto de lo habitual, nos gustaría que fuera aún más como su hermano mayor, el Krom Kernel, y para eso apenas tendrían que deshacerse de los bordes.

La base del teclado está construída con un plástico de buena calidad, y la parte superior donde se encuentran los interruptores es de metal (excepto en los laterales), lo que le da una solidez general bastante buena. En términos de peso, pesa sólo 1.063 g, lo que lo convierte en un teclado mecánico ligero – la mayoría de los teclados mecánicos del mercado pesan 100/200g más.

El diseño simplista de la marca hace que los interruptores se mantengan al mismo nivel que la base superior del teclado, haciendo que no sólo su limpieza sea extremadamente fácil y rápida, sino que también se evite la acumulación de suciedad.

En la parte posterior encontramos los típicos soportes para levantar el teclado, y unas cuantas gomas en las esquinas del mismo, junto con el reposamuñecas que también tienen varias gomas distribuidos, para asegurar que el teclado permanezca fijo mientras se utiliza.

Por debajo encontrarás un espacio para fijar el cable en tres posiciones diferentes. Pero siendo sincero, lo que más nos ha gustado es que Krom sigue poniendo el Key Puller en el propio teclado, algo que todos los fabricantes deberían copiar.

La gran diferencia entre Kempo y su hermano mayor es que viene con un accesorio de reposamuñecas extraíble.

Aunque está hecho completamente de plástico, sigue siendo cómodo. Lo único que no nos gusta es la forma en que se fija al teclado, una vez que nos obliga a destornillar pequeñas «lengüetas» que lo sujetan.

En este sentido, esperábamos un ajuste magnético, o al menos un ajuste más sencillo que no requiriera desatornillar nada, como se puede encontrar en otros teclados de esta gama de precios.

Como es habitual, el cable USB está trenzado y es de buena calidad. El USB está chapado en oro y tiene una pequeña cubierta para protegerlo del polvo cuando no está en uso. Además, viene con una pequeña correa de velcro que lo hace fácil de organizar.

Estos pequeños detalles parecen insignificantes, pero son detalles útiles que a menudo no se encuentran en teclados mucho más caros, así que hay que felicitar a Krom por prestar atención a estas pequeñas cosas.

Rendimiento y funcionalidades

El Krom Kempo tiene todo lo que un teclado mecánico debe ofrecer. En primer lugar su velocidad de actualización es de 1 ms y cuenta con Anti-Ghosting, asegurando el registro de todas las teclas del teclado al mismo tiempo cuando se pulsa.

Contrariamente a lo que podría esperarse, Kempo no está equipado con los famosos interruptores Cherry MX, sino con los Outemu Red. Estamos acostumbrados a utilizar los Cherry Red MX en nuestra vida cotidiana, por lo que es fácil hacer una comparativa, y lo que podemos decir es que estamos igualmente satisfechos con estos interruptores, aunque notamos que son un poco más duros, lo que hace que las pulsaciones de teclas sean menos sensibles al tacto.

En cuanto al sonido, estos Outemu, junto con los materiales utilizados en el teclado, generan un sonido agradable y menos ruidoso que otros teclados mecánicos del género.

Además de los interruptores y, como hemos mencionado anteriormente, existen botones multimedia para las funcionalidades habituales, como abrir el navegador, abrir el reproductor multimedia, entre otras. Sin embargo, debido a su diseño compacto, los botones multimedia no están dedicados, estando integrados en las teclas F1-F11 cuando se utilizan simultáneamente con la tecla FN.

Para funciones adicionales, es posible pasar la asignación de las teclas «WASD» a las teclas de flecha, bloquear el uso de la tecla Windows, y también crear macros de texto plano. Desafortunadamente, no es posible crear macros avanzadas que abran cierto software de tu elección, o que realicen acciones a nivel de sistema (distintas a las preconfiguradas en atajos multimedia), porque el teclado no tiene ningún tipo de software propio.

Por último, en lo que se refiere a la iluminación RGB, como Kempo no tiene ningún software, toda la personalización de RGB se realiza a través de una serie de atajos.

Hay 9 modos de iluminación preestablecidos y puedes cambiar el color, la velocidad, la intensidad y la dirección de la animación. Además, existen 5 perfiles de iluminación predefinidos para diferentes tipos de juegos (FPS, MMO, MOBA, etc.), y la posibilidad de grabar hasta 5 perfiles de iluminación personalizados, lo que nos permite personalizar la iluminación de todo el teclado a nuestro gusto, excepto la iluminación lateral, que sí, siempre permanece en color blanco.

Veredicto e Alternativas

Aunque Kempo sea un buen producto, creemos que se encuentra en una posición difícil si lo comparamos con el Krom Kernel, ya que este último ofrece prácticamente lo mismo, pero a un precio aún más ajustado. Además, ese cuenta con una versión TKL para los amantes de los teclados compactos. También creemos que Krom debería ampliar su oferta de interruptores, aunque eso signifique aumentar el precio final.

Si lo que busca es un teclado mecánico con interruptores rojos, un diseño simple y mínimamente compacto, y si el accesorio para el reposamuñecas es esencial, entonces el Krom Kempo es una de las mejores opciones de precio/calidad que puede encontrar ahora mismo. Sin embargo, si el accesorio para el reposamuñecas no es importante, el Krom Kernel sigue siendo, en nuestra opinión, la mejor opción teniendo en cuenta su fantástica relación precio/calidad. Otra opción, aun más compacta, sería el Drevo Calibur V2.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diseño
Ergonomía
Rendimiento
Personalización
Calidad/Precio
Puntuación

  Acepto la política de privacidad