Review Krom Kernel
Krom Kernel
El mejor teclado mecánico barato
Es el mejor teclado mecánico barato que hemos tenido la oportunidad de probar. Por apenas 52€ o 49€, el Kernel nos ofrece una construcción fantástica y muchas funcionalidades interesantes que la mayoría de los usuarios agradecerá.
Diseño9
Ergonomía9
Rendimiento8.5
Personalización7
Calidad/Precio9
Lo bueno
Calidad de construcción
Switches mecánicos
Versión TKL disponible
Buen precio
Lo malo
Solo con Switches rojos
Manual incompleto
Sin software
Macros limitadas
8.5

Krom Gaming es una sub-marca de una compañía bien bastante conocida por todos, NOX. Actualmente posee un buen número de periféricos gamer, que van desde auriculares, ratones, teclados hasta micrófonos para streamers.

Esta vez, Krom nos dio la oportunidad de hacer una review al teclado más reciente de la marca, el Krom Kernel, un teclado mecánico con un precio y funcionalidades bastante interesantes que seguramente agradará a la gran mayoría del público gaming. ¡Vamos a verlo!

Especificaciones técnicas
  • Tamaño: 444 x 133 x 41 mm
  • Peso: 1,230Kg
  • Frecuencia de actualización: 1 ms
  • Anti-Ghosting: N-Key o 6-Key
  • Memória Integrada: Si, 64Kb
  • Layout: ES-ES
  • Reso-iluminación: RGB
  • Teclas Macro: No, pero podrás programar macros con otras teclas
  • Teclas multimédia: integradas en las teclas F1-F11: Mute, Vol Down/Up, Stop, Prev, Play/Pause, Next, etc.
  • Software: No tiene;
  • Precio: 52.99€ / 49.95€ (Versión TKL)

Primeras impresiones y packaging

La caja tiene un diseño simple, como viene siendo habitual. En la parte frontal tenemos la imagen del teclado, en conjunto con el nombre de la marca y el modelo.

En la parte trasera es posible ver la mayoría de sus características de una forma rápida, en varios idiomas, así como sus especificaciones técnicas.

Dentro de la caja encontramos el Kernel con diseño PT-PT (pero no te preocupes, también los hay en ES-ES), junto con su manual de informaciones. También queremos mencionar que además de esta versión con el teclado completo, existe una otra TKL, esto es, sin teclado numérico.

En lo que respecta al teclado, una de las primeras cosas que notamos al retirarlo de la caja fue la calidad de los materiales. Además, su diseño simplista y compacto es muy atractivo y no tiene teclas dedicadas para funciones especiales, ya que todas las funciones están integradas en las teclas comunes de cualquier teclado.

Una vez que el Kernel tiene un conjunto de funcionalidades interesantes, pero ningún software que permita su configuración, nos parece importante echarle un vistazo a su manual de instrucciones para ver lo fácil que es aprender a sacarle el máximo provecho.

El manual está disponible en varios idiomas, uno de ellos en español. Sin embargo, a pesar de ser simple de comprender y bien organizado, tiene algunos errores, al menos en el layout PT-PT, el que hemos experimentando. Lo primero que nos parece importante mencionar es que no habla de algunas funcionalidades como las macros o la creación de colores. Ambas funcionalidades sólo se mencionan en el manual completo que está en ingles en el sitio web de NOX.

Diseño

El Krom Kernel es un teclado con un diseño simple y bonito, prácticamente sin bordes, es decir, sin plástico innecesario alrededor, lo que lo transforma en un teclado más compacto y pequeño. Es un teclado sin puertos USB, entradas de audio o reposa muñecas – aunque esto no es un inconveniente para muchas personas y por su precio se puede perdonar.

Para alcanzar este diseño compacto, el Kernel no tiene teclas dedicadas a funciones multimedia o macros, por lo que deberás utilizar las teclas comunes a través de combinaciones con la tecla FN.

La base del Kernel es de plástico, pero la parte superior es de metal. Sin embargo, los plásticos son de buena calidad, por lo que nunca sentirás que se trata de un teclado barato o poco resistente. Además, este teclado mecánico pesa apenas 1.230 Kg, lo que no es mucho para un teclado mecánico, ya que existen varios teclados en el mercado que sobrepasan este peso.

A nivel de diseño, el único defecto que hemos encontrado es relativo a la posición de los LED’s que indican el estado del “Caps Lock”, “Scroll Lock”, etc. Como están demasiado juntos a la parte superior del teclado numérico, es prácticamente imposible verlos. Creemos que hubieran quedado mejor en donde está el logo de Krom.

Un aspecto que siempre tenemos en cuenta a la hora de evaluar un teclado es la facilidad con que podemos limpiarlo, y en eso el Kernel es fantástico

El diseño adoptado hace que sea extremadamente fácil y rápido de limpiar el teclado, pues al contrario de lo que sucede con otros teclados mecánicos, como los de Razer, en que los interruptores quedan “sumergidos” en la base del teclado, en el Kernel está todo al mismo nivel, haciendo que las teclas queden bastante elevadas en relación a la base.

En cuanto a la parte trasera, hay gomas en las cuatro esquinas del teclado, que en conjunto con el peso del teclado, hacen que sea imposible moverlo de forma involuntaria mientras se juega o trabaja.

También es posible sujetar el cable en 3 posiciones, y todavía hay un extractor de teclas integrado, que te permitirá retirar las teclas fácilmente. Esta pequeña herramienta es algo que normalmente debes comprar por separado, por lo que en este caso Krom hizo muy bien en incluir uno con el Kernel, y en integrarlo bajo el teclado para que esté siempre a disponible y no se pierda.

El cable USB está trenzado y el USB en sí está bañado en oro con un diseño diferente al habitual que lo protege de polvo cuando no se utiliza, ayudando también a identificar en qué puerto USB el teclado está encendido.

Además de estos dos aspectos, el cable viene con una pequeña cinta de velcro que facilita su almacenaje. Pueden parecer detalles insignificantes, pero en esta gama de precios marcan la diferencia.

Rendimiento

Si el diseño y los pequeños detalles del Krom Kernel son interesantes, su rendimiento es aun mejor.

El Krom Kernel tiene una tasa de actualización de 1 ms y también N Key Rollover, lo que le permite registrar todas las teclas en simultáneo

Hablamos del aspecto que diferencia este teclado de otros teclados gaming en esta gama de precios: switches mecánicos Outemu. Aunque en su manual indique que está disponible en diferentes interruptores, el Kernel sólo está disponible con los Otemu Red, que son muy parecidos a los famosos Cherry MX Red.

En este aspecto preferimos no entrar en comparaciones directas con los Cherry MX, pues es siempre un tema complicado y cuya opinión varía según los gustos personales de cada usuario. Sin embargo, podemos afirmar que no nos ha decepcionado y el feeling ha sido bastante bueno.

Como se esperaba de unos interruptores rojos, los Outemu red son muy sensibles, activándose fácilmente con muy poca presión. Debido a su rápida activación, los interruptores red son generalmente indicados para gamers, pero para nosotros también nos han parecido buenos para escribir.

A nivel sonoro, como pueden escuchar, el ruido es agradable y llega a ser inferior al generado por algunos teclados membrana.

Funcionalidades y personalización

El Krom Kernel es un teclado sin ningún software, lo que significa que todas las configuraciones y funcionalidades se deben realizar a través de combinaciones de teclas. Esto hace con que este teclado sea muy limitado a nivel de macros, no permita la reasignación de teclas, y sea más complicado de personalizar sus colores RGB.

Como hemos señalado al principio de la review, los accesos directos multimedia están integrados en las teclas F1-F11. A través de estos accesos directos es posible abrir aplicaciones predefinidas en el sistema, como el navegador, el reproductor multimedia, etc. Además, existen los habituales atajos que pueden ser utilizados para controlar a tu reproductor de música mientras juegas, sin la necesidad de minimizar la ventana. También es posible invertir la funcionalidad de las teclas WASD con las flechas, desactivar la tecla de Windows, y crear macros de texto.

Los únicos aspectos negativos en relación a las funcionalidades están relacionados con las macros y su activación:

  1. Sólo puede crear macros de texto de apenas 64 caracteres
  2. Las teclas con macros guardadas activan las macros cada vez que se enciende el modo de bloqueo de la tecla de Windows.

No sabemos si este es el funcionamiento correcto o no, sin embargo, creemos que debería ser necesario entrar en el modo de creación de macros para poder activarlas, de lo contrario, si queremos bloquear la tecla Windows para jugar y al mismo tiempo tocar una tecla donde tenemos una macro guardada, la macro será activada.

En lo que a la personalización RGB se refiere, aunque el Kernel es un poco limitado por no tener software, es fácil personalizarlo a nuestro gusto y las posibilidades son muchas.

Como pueden ver en el vídeo anterior, hay 9 modos de iluminación, varios colores, y es posible cambiar la velocidad de las animaciones, la dirección, etc. También hay 5 perfiles de iluminación predefinidos, pensados para varios géneros de juegos, así como la posibilidad de crear nuestros propios perfiles de iluminación.

Por último, aún en lo que se refiere a la iluminación, una de las características que más nos gusta es la posibilidad de crear nuestro propio color RGB.

¿Vale la pena?

Con la creciente popularidad de teclados mecánicos “chinos” a precios más asequibles, a veces es complicado hacer que un determinado producto se destaque en relación a las demás ofertas. Pero en nuestra opinión el Kernel es el mejor teclado mecánico “económico” en el mercado, especialmente si tenemos en cuenta su relación calidad/precio.

Por regla general, por este precio lo que encontramos en otras marcas son teclados de membrana, que a pesar de tener todas las funcionalidades del Kernel, e incluso software, no tienen interruptores mecánicos.

Creemos que Krom debería tener más cuidado en la creación de su manual, especialmente cuando no proporciona un firmware para poder personalizarlo. Además de esto, nos gustaría ver este teclado con otro tipo de interruptores y no solo los rojos para gamers.

En resumen, si están buscando un teclado mecánico con interruptores rojos, con un diseño agradable, compacto, simple, y equilibrado en todos los sentidos, el Krom Kernel es sin duda una de las mejores opciones (si no la mejor) del mercado en la casa de precios en la que se encuentra: 52,99€ para esta versión y 49,95€ para la versión TKL.

 

Sello Recomendado