La semana pasada, Microsoft ha anunciado el gran competidor de Google Chrome OS. Lo llama Windows 10 S, y es básicamente una versión más leve y actualizada de su firmware de escritorio. Sin embargo, trae una muy mala noticia: no podrás utilizar apps que no estén en la Windows Store, como, por ejemplo, Google Chrome.

Las restricciones de Microsoft y requisitos para las aplicaciones que se colocan en la tienda de apps de Windows, podrían forzar a Google a crear una nueva app. Sin embargo, a Google podría no interesarle actualizarla, ya que se trata de su competencia.

Las aplicaciones de Windows Store que naveguen por la web deben utilizar los componentes de HTML y JavaScript proporcionados por la plataforma de Windows. Todo el contenido de la Tienda de Windows es certificado por Microsoft para ayudar a asegurar su calidad y mantener los dispositivos seguros. Con esta política, el navegador que el cliente elija en la tienda garantizará las protecciones y los seguros de nuestras plataformas de Windows. Si las personas quieren utilizar apps de otras tiendas y servicios, pueden cambiarse a Windows 10 Pro en cualquier momento.

Ojo, que Microsoft no es la única que hace esto. Google también no permite utilizar otro navegador que no utilice las herramientas de desarrollo de la compañía.

Es una bonita jugada de Microsoft para obligar a sus usuarios a utilizar Microsoft Edge. Sin embargo, las personas prefieren Chrome o Firefox, por lo que instalarán Windows 10 Pro o comprarán otro portátil. Además, Chrome, por ejemplo, tiene todas las de ganar: si no actualiza su app, más usuarios utilizarán Chrome OS o Windows 10 Pro.

Vía | Windows Central

Fuente | Microsoft

No Hay Más Artículos