Xiaomi es la marca chica por excelencia en lo que se relaciona a calidad-precio. Su terminal más famoso el año pasado fue el Xiaomi Mi 5, junto a sus versiones 5S y 5C. Lo que más resaltó de esta última versión fue un novedoso chipset creado por Xiaomi, el Surge S1, que disminuyó considerablemente el precio del terminal, sin reducir su rendimiento.

Gracias al Surge S1, se pudo adentrar en un nicho muy potencial en el mercado. Ahora bien, el Surge S2 no planea ser un procesador de gama media, todo lo contrario, busca encontrarse con la gama principal de los próximos Xiaomi: los Mi 6 y Mi 6C, los mismos que la anterior generación, pero sin llegar a perjudicar el rendimiento general del dispositivo.

Si hablamos de especificaciones técnicas, podemos decir lo siguiente de este chipset:

  • Procesador Octa-Core: Cortex A53 a 2,2 GHz + Cortex A53 a 1,4 GHz;
  • GPU: Mali T860 MP4.
  • RAM: LPDDR3.
  • Almacenamiento: eMMC 5.0
  • Conectividad: Cat. 4 LTE

La principal diferencia entre el Surge S1 y el S2 se ve en su arquitectura: 28nm para el S1 y 16nm para el S2. Esto significa que la versión más reciente es más poderosa, actual y con menor consumo energético.

La independencia de Xiaomi al momento de poder fabricar sus propios chipsets hace que sustente su puesto en el mercado. Sin embargo, los usuarios y la comunidad de desarrollo se tendrá que acostumbrar primero a estos procesadores.