Ahora que Apple piensa dar a conocer su nueva línea de móviles, uno de los detalles más llamativos de los nuevos lanzamientos es el mayor tamaño de las pantallas que ofrecen. Las pantallas de los dispositivos de este año van desde las 5,1 pulgadas hasta las 6,5, un incremento sustancial en relación con el año pasado.

Esto puede ser una estrategia de la gente de Cupertino para aumentar sus ganancias, en especial por el uso de servicios. La lógica tras esto es que una vez que has adquirido un móvil con una pantalla más grande, estarás más dispuesto a usar las apps, en especial juegos.

Y parece que no andan tan descaminados. Tener un móvil pequeño no deja de tener ventajas a la hora de llevarlo de un sitio a otro, pero en la medida de que se tiene un dispositivo más grande, sobre todo con una buena conectividad, tiende a ser mucho más atractiva la idea de utilizarlo para diversas aplicaciones. Los juegos, particularmente, no escapan a esta dinámica.

Claro que no faltarán quienes ya vengan con la idea de comprar un móvil grande para poder usar más cómodamente sus aplicaciones favoritas, pero Apple seguramente desea atraer más peces a su estanque, y ha hecho su jugada con inteligencia.

Vía | WSJ