Un reporte dado a conocer recientemente pone al descubierto un presunto caso de espionaje de grandes proporciones, que afecta a varias compañías estadounidenses, en especial Amazon y Apple. Pero el caso afecta a alrededor de 30 empresas más, algunas de ellas proveedoras del gobierno.

De acuerdo con Bloomberg, se supo que una rama de las Fuerzas Armadas chinas estuvo obligando a fabricantes de equipos en ese país a incluir un cierto tipo de microchip para espionaje durante la manufactura de tarjetas madre para servidores destinados al mercado de los Estados Unidos.

El caso afecta a Supermicro, la más grande empresa fabricante de tarjetas madre para computadores personales. Supermicro está radicada en los Estados Unidos, pero como muchas otras compañías, ordena la fabricación de sus componentes en China. Esto la convierte en el objetivo por excelencia para un ataque de esta naturaleza.

Siempre de acuerdo con Bloomberg, la trama de espionaje fue descubierta al detectarse actividad sospechosa en equipos de Elemental Technologies, empresa adquirida por Amazon y especializada en compresión de video.

Amazon y Apple detectaron las irregularidades y las reportaron al FBI, si bien actualmente ambas compañías niegan enfáticamente que exista algún problema de espionaje que afecte la seguridad de sus servidores o sus datos. Es difícil, sin duda, establecer de inmediato el alcance de esta situación para la seguridad de datos que pueden incluir a usuarios particulares.

Vía | The Verge