El tema había estado como un secreto a voces desde hace algún tiempo, pero ahora Microsoft lo ha hecho oficialmente: el Kinect ha muerto.

Kinect se convirtió en el dispositivo electrónico para consumo, de más rápida venta en la historia después de su lanzamiento en 2010, pero el soporte para este dispositivo fue gradualmente disminuyendo y finalmente murió después de la horrenda iniciativa por parte de Microsoft al agrupar un Kinect con cada Xbox One, aumentando el precio de la consola en el proceso.

Xbox One Kinect

Aún podremos adquirir el Kinect, pero hasta que se agoten las unidades en stock

De forma indefinida, Microsoft seguirá ofreciendo su soporte al cliente para Kinect, que terminó vendiendo alrededor de 35 millones de unidades, pero el soporte para las herramientas de desarrollo siguen en el aire.

Y ahora la decisión de Microsoft para Xbox One X de no incluir la oferta de Xbox One S, que ofrecía un adaptador Kinect gratis, tiene más sentido.

Antes de trabajar en Sea of Thieves, Rare creó las exclusivas de Kinect: Kinect Sports y Kinect Sports Season Two. Kinect Sports Rivals fue la oferta de Xbox One ante la competencia del Wii Sports.

El ahora “desaparecido” Kinect podemos encontrarlo agotado dentro de la tienda de Microsoft, aunque en algunas tiendas todavía tienen unidades disponibles.
En lo que concierne a Microsoft, en estos días la compañía se encuentra más interesada en la “realidad mixta”, donde el sensor de Kinect se encuentra dentro de los auriculares HoloLens AR.

 

Participa en nuestro sorteo de un Teclado y un Ratón de Kingston HyperX👉 Quiero participar
+ +