Mejores Soportes para Monitores

El Mejor Soporte para Monitor – ¿Cuál Comprar?

A la hora de comprar de comprar un soporte para monitor tienes varias opciones, pero se dividen en dos básicamente: los que se conectan con un tubo en la mesa y te permiten añadir más brazos; o los de resorte de gas, que suelen resistir más peso.

Desde hace un montón de tiempo que he tenido el más barato y hasta ahora no me ha ido mal. Sin embargo, como estaba pensando en comprar un monitor ultrawide, he decidido adquirir uno de los más caros y hacer esta guía para que tú sepas cuál comprar para tu Setup.

Los Mejores Soportes para Monitores

Soporte Vertical de Walli

El más barato y actualizable

El brazo para monitores más barato que vas a encontrar y perfecto para Setups verticales. Podrás comprar más brazos y añadirlos sin problemas también.

Logo Amazon

Este soporte para monitores es el más versátil en lo que toca a su capacidad de actualización. Caso necesites otro brazo, podrás comprarlo y añadirlo a la base que ya tengas instalada, pero también utilizarlo para poner una luz, un micrófono o hasta un portátil. Es por eso que es el mejor soporte caso estés pensando en aprovechar el espacio vertical de tu escritorio.

Lo único que debes tener en consideración es su limitación a la hora de controlar su altura, pero también el peso del monitor o monitores que utilizarás – no recomiendo poner monitores superiores a las 27 pulgadas.

Soporte de Resorte de Gas

El más premium y sólido

Este soporte está pensado para monitores más grandes y pesados; o para aquellas personas que busquen la mejor movilidad.

Logo Amazon

Los de resorte de gas son los que recomiendo a todas aquellas personas que tengan apenas un gran monitor, quieran máxima movilidad o tengan una mesa regulable. Su construcción es más sólida y su aspecto más premium, pero también suelen ser soportes más caros y carecen de cualquier tipo de capacidad de actualización.


¿Qué tipo de soporte deberías comprar?

Ambos tipos de soportes para monitores son muy buenos y se orientan setups completamente distintos:

  • Soportes sencillos – Si tienes 1 o 2 monitores de hasta 27 pulgadas y quieres algo modular para aprovechar el espacio vertical, este es el mejor.
  • Soporte con Resorte de Gas – Si quieres poner un monitor aún más pesado o algo aún más versátil porque tienes un escritorio regulable, esta segunda opción es la más indicada.

Creemos que para la mayoría de usuarios, el primer soporta serán la mejor opción debido a su capacidad de actualización y también precio, pero es importante conocer los detalles relacionados con cada uno de ellos antes de tomar una decisión.

1. Soportes sencillos

Soporte para Monitor simple

Empiezo con el soporte para monitores más básico y recomendado a la mayoría de usuarios, ya que soporta perfectamente monitores de hasta 27 pulgadas. Puedes poner algunos más grandes si el soporte está justo pegado al poste, pero si lo usas con un brazo para monitor, lo mejor es que no sobrepase las 27”.

Desde que pongas el brazo del monitor en la altura ideal, luego lo podrás girar o inclinar con mucha facilidad, además de aproximarlo o apartarlo, por lo que le da mucha versatilidad.

Estos brazos también permiten recoger los cables mucho mejor que con la base del monitor, aunque para dejarlo completamente perfecto deberás utilizar algunas bridas adicionales.

Una de las cosas que más me gusta es que se trata de un diseño modular, y es por eso que lo recomiendo a todos los que necesiten aprovechar espacio vertical. Yo por ejemplo, en una habitación utilizo este soporte para poner una luz y un brazo para micrófono en la parte superior, y de esta forma recuperar espacio en la mesa. En este video te explico cómo lo he hecho.

Hasta aquí todo es muy bonito, pero tiene algunas limitaciones que deberías conocer. El primero de ellos es que necesitarás una mesa bastante resistente caso estés pensando en usar un brazo completamente extendido con un monitor en un extremo… o dos.

En mi caso, compre una de las mesas más baratas de IKEA, y pasado un tiempo podía ver como la tensión en la base era tanta que el soporte se inclinó un poco hacia el lado del monitor. Para resolver este problema:

  1. Quite una extensión del brazo del monitor y del brazo superior dual, para reducir el peso de los extremos y reducir la tensión;
  2. Le puse un pedazo de madera por debajo de la base para expandir la fuerza de presión y conseguir así una mejor estabilización.

Otro detalle importante se relaciona con la movilidad del monitor. Caso tengas la mesa contra la pared y quieras que el monitor esté también contra la pared, deberás poner el soporte en un extremo, caso contrario, el soporte chocará con el mismo.

Es cierto que puedes usar siempre un soporte que está pegado al poste central, pero perderás movilidad, aunque bueno, siempre existe esa opción si es lo que quieres.

2. Soportes de Resorte de Gas

Soporte para Monitor Resorte de Gas

Ahora bien, si tienes apenas un monitor, o dos, y no estás pensando en usar el espacio superior, mi recomendación es que gastes un poco más y vayas a por uno de resorte de gas.

Para empezar, este tipo de brazos soporta monitores mucho más pesados, por lo que si en vez de dos monitores, prefieres uno más ancho, con este no tendrás ningún problema. Uno de los que he probado y que utilizo ahora mismo es capaz de soportar monitores de hasta 35”, por lo que se trata de una buena inversión caso estés pensando en comprar alguno en el futuro.

Los materiales utilizados también se sienten más premium, tanto la base que es mucho más grande en este modelo en concreto, como el adaptador VESA que es mucho más sencillo de colocar.

Es importante recalcar que, entre todos los soportes de resorte de gas, existen diferencias entre ellos. Algunos no soportan monitores tan pesados como este que he probado, por lo que es importante verificar este aspecto en concreto – más aún que el tamaño del monitor, ya que esto ni siempre es un buen indicativo del peso, que es lo más importante.

Otra ventaja de este modelo es su mayor versatilidad. En la mayor parte del tiempo apenas lo utilizarás para aproximar o apartar el monitor cuando lo estés utilizando, pero este brazo te permite aumentar o disminuir su altura rápidamente, algo que no puedes hacer en el otro sistema sin una llave Allen. Lo único que debes hacer es regular la presión del soporte antes de colocar el monitor.

Además, ¿recuerdas que con el primer soporte no podías colocar el monitor cerca de la base sin apartar la mesa de la pared? Pues con este no tendrás ese problema, aunque honestamente no queda muy apelativo en mi opinión y también crea mucha más tensión en los cables.

Y ojo, que no te debes preocupar por si chocará en la pared, porque tiene unos tornillos que no permitirán que el soporte deslice más de lo que debe, así que lo tendrás siempre en la horizontal caso quieras.

Hablando de extras, este tipo de soporte también cuenta con compartimientos para los cables, por lo que quedarán un poco más ocultos, aunque si tienes más de 4, en mi experiencia será complicado de meterlos todos ahí.


Espero que te haya gustado esta guía. Es complicado recomendar una marca en particular para cada uno de estos soportes, cuando muchos de ellos son los mismos pero con diferentes nombres. De todas formas, seguro que ahora sabrás tomar la decisión correcta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad