Debido a las características de seguridad avanzadas del chip Apple T2, los modelos iMac Pro y 2018 MacBook Pro deben superar el diagnóstico de Apple para que se puedan realizar ciertas reparaciones, según un documento interno de Apple obtenido por MacRumors.

Para el MacBook Pro 2018, el requisito se aplica a las reparaciones relacionadas con la pantalla, la placa base, el Touch ID y la carcasa que incluye teclado, batería, el trackpad y los altavoces, según el documento. En el caso del iMac Pro, el requisito sólo se aplica a las reparaciones de la placa base y del almacenamiento flash.

Si alguna de estas piezas se repara en un iMac Pro o un MacBook Pro 2018 y los diagnósticos de Apple no se ejecutan, el resultado será un sistema inoperante y una reparación incompleta, de acuerdo con la directiva de Apple a los proveedores de servicios.

El paquete de diagnóstico de Apple se limita al uso interno de las Apple Stores y los Proveedores de Servicios Autorizados de Apple, como parte de lo que se denomina el Apple Service Toolkit. Como resultado, es posible que los talleres independientes que no cuenten con la certificación de Apple no puedan reparar algunas piezas del iMac Pro y el MacBook Pro 2018.

Además, cuando el iMac Pro y el MacBook Pro 2018 se clasifiquen finalmente como productos obsoletos, lo que significa que ya no sean elegibles para el servicio de mantenimiento de hardware de Apple, las reparaciones a través de canales alternativos podrían no ser posibles.

Este requisito es el resultado del chip T2, que integra varios componentes previamente separados, incluyendo el controlador de gestión del sistema, el procesador de señales de imagen, el controlador de audio y el controlador SSD. También incluye un coprocesador Secure Enclave para un arranque seguro, almacenamiento cifrado y autenticación de Touch ID.

A pesar de la redacción específica del documento de Apple, que dice que si no se ejecutan los diagnósticos de Apple tras la sustitución de determinadas piezas en los Mac equipados con T2, “el sistema no funcionará”, los expertos en reparaciones de iFixit cambiaron la pantalla y la placa lógica de un MacBook Pro 2018, y siguió funcionando sin pasar por el diagnóstico.

iFixit no es un proveedor de servicios autorizado de Apple, así que en este momento, parece que los talleres independientes deberían poder reparar el iMac Pro y el MacBook Pro 2018 sin problemas. No está claro por qué el documento de Apple sugiere lo contrario.

Fuente | MacRumors