Las criptomonedas son divisas que no existen físicamente, se encuentran en digital y si últimamente han tenido un auge en cuestión a su valor, también han comenzado a presentar efectos negativos sobre el medio ambiente. Quizá suene esto un tanto descabellado, si lo pensamos de inmediato, pero no tiene nada de absurdo que los Bitcoins estén dañando el planeta.

Existen dos formas de adquirir Bitcoins, ya sea comprando o dedicándose a “minar” para poder obtener esta preciada moneda. Esta ultima opción demanda el disponer de una serie de computadoras dedicadas exclusivamente para obtenerla y en un mercado que demanda cada vez más criptomonedas, es necesario poner a trabajar por más tiempo las computadoras que se encargan de crear estas divisas y por lo tanto demandan más energía.

PC Mineras

Computadoras minando criptomonedas

Si sumamos la inserción de computadoras cada vez más potentes que se encargan de resolver los problemas matemáticos que conlleva el obtener más monedas, la demanda de energía puede ser excesiva. Simplemente realizar una transacción de Bitcoins requiere una cantidad de energía utilizada por nueve hogares durante un día en los Estados Unidos.

A lo anterior sumemos que como humanidad vamos muy atrasados en cuestión del cambio climático y el calentamiento global, podemos comenzar a hilar la relación que hay entre el minar los Bitcoins y los problemas ambientales que esto genera en nuestro planeta.

Debemos hacer conciencia en este tipo de actos, que si bien a nivel mundial preocupan a las economías de algunos países su acelerado crecimiento de la criptomoneda. También debemos considerar la forma en que repercute tener una serie de computadoras generando esta moneda.

Fuente | Grist

No Hay Más Artículos