Si te estás preguntando: ¿Dónde podrá haber pasado eso? La respuesta es simples: en Rusia. Al parecer, un tribunal Ruso ha declarado a Ruslan Sokolovsky culpado por jugar Pokémon GO en una iglesia. Ha recibido una condena de 3 años y medio, pero ha conseguido evitar la prisión.

El blogger publico un vídeo en el 11 de agosto, en el que jugaba Pokémon GO dentro de la iglesia ortodoxa. Según declaraciones de la iglesia, el problema no fue jugar dentro de la iglesia, pero si recurrir a una provocación publicando los vídeos y jugando en el mismo en el que Nicholas II, el último emperador de Rusia, murió con su familia.

Según la corte rusa, el jugador ha cometido una “blasfemia”, pero no solo eso. Al parecer han encontrado “equipo técnico especial ilegal”… muchas palabras para hablar de un bolígrafo con una cámara.

Sokolovsky estaba empezo a ser juzgado en marzo, después de muchos meses (desde agosto) en que los acusadores buscaban pruebas. Según la Amnistía Internacional, no le permitieron utilizar su teléfono u Internet durante su arresto domiciliario.

En fin, como puedes ver, jugar Pokémon GO te puede salir caro en algunos países. Nos parece un poco absurdo todo esto, y no somos los únicos. Varios grupos internacionales ya han criticado las autoridades Rusas por utilizar el sistema como les da la gana y también por limitar la libertad de expresión de las personas, en este caso de un blogger.