Hacer trampas en las pruebas de desempeño es algo reprobable, pero lamentablemente es un comportamiento que a veces ocurre, como ha ocurrido con Samsung y HTC. El fabricante que se encuentra ahora mismo en el ojo del huracán es el gigante chino Huawei.

En efecto, la empresa es acusada de hacer trampa cuando su móvil para gamers, el Honor Play, es sometido a pruebas de desempeño. El equipo es capaz de detectar cuando se encuentra sometido a algunas de las pruebas de desempeño más populares, y cambia su modo de funcionamiento. En este modo, factores como velocidad de procesamiento, uso de memoria y rendimiento energético funcionan a su mejor capacidad. Pero sólo para las pruebas; el resto del tiempo el rendimiento es sensiblemente menor.

Representantes de Huawei reconocen la situación, y tratan de salvar la situación argumentando que tal comportamiento responde a algoritmos de IA que posee el Honor Play, y que le permiten trabajar a su mejor capacidad cuando detecta que está siendo sometido a alguna prueba de desempeño. La intención, según Huawei, es hacer que el móvil funcione mejor cuando se necesita, y así mejorar la experiencia del usuario.

Parecería una intención muy loable, si el usuario pudiera servirse de estas capacidades en todos momento. Y tú ¿les crees?

Fuente | Anandtech