Fornite Battle Royale Portada

Epic Games demanda a un menor de edad

Las trampas en los juegos en línea, es una práctica que muchos hemos tenido el desagrado de experimentar de primera mano. Y es por eso que la lucha contra los tramposos nunca se detiene. Recientemente Epic Games, desarrollador de Fortnite, ha puesto una demanda contra un usuario de su juego Battle Royale por modificar el juego y esto provocar pérdidas económicas a la empresa.

Quizá hasta este punto no suene del todo mala la idea, si tomamos en cuenta que este tipo de prácticas son clandestinas y que violan los derechos de propiedad de los juegos. El problema viene cuando la demanda está a nombre de Caleb Rogers, de tan solo 14 años de edad. Por lo que este tipo de demanda no sería válida al tratarse de un menor de edad. Aunque suena tonto tomar acción legal contra el chico, Epic Games está actuando contra el joven por algo que el mismo denunció.

Fortnite Cheats
Prácticas como el autotarget y visión detrás de las paredes, son problemas que Epic Games quiere eliminar de su juego

Resulta que Caleb por medio de su canal de YouTube, jugaba Fortnite: Battle Royale donde pedía donaciones durante sus transmisiones y en estas se podía verlo utilizar bots de auto-apunte. Al ser removido su video de YouTube por derechos de propiedad intelectual y el hacer uso de trampas, Caleb presentó una contrademanda para recuperar su espacio. Acción que puso en alerta a Epic y esto desencadenó que tomaran acciones legales contra él.

La madre de Rogers salió a defender a su hijo, con justa razón. Principalmente porque al tratarse de una demanda contra un menor de edad, la información del menor no puede ser revelada. Por otra parte el contrato que se acepta al jugar Fortnite abarca el que los jugadores menores deben jugar bajo el consentimiento de un adulto, pero no existe algo parecido a un menú para comprobar su edad o un formulario.

Ante esta situación, Epic se ha mostrado totalmente en contra de los jugadores tramposos sin importar su edad y ésta sería una clara muestra de que no importa cuántos años tengas, si quebrantas el código de un juego, tendrás serios problemas legales.