Samsung ha presentado en el día de hoy el nuevo Exynos 9810, su nuevo procesador que estará presente en el próximo Samsung Galaxy S9 y saldrá el año que viene.

Este CPU ofrece ocho núcleos divididos en dos: cuatro núcleos de alto rendimiento con una frecuencia de 2.90 GHz y cuatro núcleos de bajo consumo. Con los cambios en la arquitectura del procesador, dicen haber conseguido duplicar el rendimiento en un solo núcleo y hasta un 40% en multi-núcleo.

También será un procesador más eficiente gracias a su construcción en 10nm FinFET. Contará con un modem que le permitirá llegar a velocidades de 1.2Gbps – lo que ellos llaman de “Ultra-fast LTE”. Lo más interesante es que este procesador también reconocerá las personas o elementos específicos en las fotos más fácilmente. Esta tecnología también podrá ser utilizada para escanear la cara de un usuario.

Gracias a este procesador los resultados de su cámara también serán mejores, ya que el procesamiento de la imagen y el códec ha sido mejorado. Esto significa que los vídeos tendrán una mejor estabilización (además de que se podrá grabar en 4K a 120fps) y que las imágenes en ambientes de baja luz o desenfoque por movimiento serán mejores.

Samsung todavía no ha dicho nada al respecto, pero se espera que el Exynos 9810 sea el procesador del próximo Galaxy S9 y S9 +, los próximos topes de gama de la marca a debutar en 2018.

Fuente | Samsung