El siguiente buque insignia por parte de Samsung es el Galaxy Note 8, el cual está a pocos meses de lanzamiento. Al igual que los modelos anteriores de la saga Note, éste incluye un diseño parecido al de Galaxy S8. Se basa en la tecnología Infinite Display, lo que significa que sus bordes laterales son casi inexistentes, y los superiores y inferiores muy pequeños.

Cuenta también con dos cámaras posteriores, y el detector de huellas dactilares al lado de ellas; algo decepcionante e incómodo para muchos. Esta crítica se le hizo en su momento al Galaxy S8, por lo que es poco aceptable que Samsung repita este “error”.

El CAD, es decir, el diseño de maquetación, da a entender que contará con las siguientes medidas: 8,4 mm de grosor, 162,4 mm de alto y 74,5 mm de ancho. Unas cifras que dejan ver el gran tamaño que identifica a la saga desde que se inauguró, y dejando ver un grosor reducido y cómodo.

Para recalcar los rumores, se dice que contará con un pantalla de 6,3 pulgadas, una resolución QHD y el panel Super AMOLED de Samsung. Sin duda alguna se trata de un panel de alta calidad, tal cual nos mantiene acostumbrados la marca.

El Galaxy Note 8 presume de su potencia con el imbatible Snapdragon 835 o el Exynos 8895 (dependiendo de la región) y 6 GB de RAM. Para completar, las cámaras traseras contarán con 20 MP + 12 MP. Para sostener todo esto, la batería sería de 3,300 mAh y tendría carga rápida. Es un poco pequeña en realidad, pero tendremos que ver como está optimizada.

A pesar de que se esperaba primero para junio y después para agosto, los últimos rumores estiman que el lanzamiento será en septiembre. A pesar de que la fecha no es clara, en lo que se concuerda es que se viene pronto este terminal y que su fabricación sí va.