derecho a reparar union europea con restricciones

¿Derecho a reparar en la UE? Sí, pero con algunas restricciones

Desde noviembre del año pasado las leyes en la Unión Europea se fortalecieron, específicamente las referidas al derecho a reparar. Luego de que el Parlamento Europeo aprobara la ley, se estipulaba que los dispositivos debían tener un tiempo de vida más largo antes de ser reciclados o desechados.

Esta ley aplicaría también a todo tipo de smartphones, tablets y ordenadores, lo que significa que podrías llevar tus dispositivos a reparar a tiendas de terceros, como RepararPC caso vivas en Madrid. Sin embargo, parece ser que no será del todo así. Recientemente, la ley británica ha manifestado que el derecho a reparar no incluirá estos dispositivos.

Si bien existe una obligatoriedad respecto de las empresas para que coloquen piezas de repuesto a disposición de usuarios y empresas de reparación de ordenadores, parece no ser tan extensiva. Aunque la idea inicial era dar un período de gracia de dos años cada vez que se lanzaba un producto, no aplicaría a todos ellos.

Según la BBC, lo que se busca es extender la vida útil de los productos hasta en 10 años, de modo tal que se beneficiaría a consumidores y al medio ambiente. Además, así también se combatiría la denominada “obsolescencia programada”. Esta era la causante de que los dispositivos y artefactos se descompongan luego de un tiempo estipulado por los propios frabicantes. ¿Cuál es la consecuencia? Pues que los compradores gastarían más dinero cada cierto tiempo.

¿Qué dispositivos o artefactos están fuera del derecho a reparar?

Aunque en el papel el derecho a reparar colocaría fin a esto, lo cierto es que las “letras pequeñas” dejan por fuera a muchos artefactos y dispositivos. Específicamente, no pueden verse beneficiados por esta ley:

  • Cocinas
  • Placas de cocción
  • Secadoras
  • Microondas
  • Ordenadores y portátiles
  • Teléfonos móviles

La ley de derecho de reparación cubre lo que vendría a ser lavaplatos, lavadoras, aparatos de refrigeración, televisores, motores eléctricos, fuentes de luz y más. Otro aspecto a considerar es que los repuestos no estarán disponibles para todos. Algunos de ellos, sobre todo los que son más específicos, solo podrán ser adquiridos por profesionales o especialistas en reparaciones.

La polémica es más que clara. De todos los aparatos mencionados (y contando) los que suelen tener mayor necesidad de reparación son los smartphones y portátiles. Son productos que nos acompañan en el día a día, a diferencia de un refrigerador o cocina que quedan instalados en nuestro hogar. Probablemente, lo que se busca es no afectar demasiado la demanda de aquellos dispositivos tecnológicos.

Otra explicación puede ser la falta de soporte de software en ciertos dispositivos, lo que impulsa a los usuarios a renovarlos. Lo que sí es cierto es que omitir a smartphones y portátiles de la ecuación servirá para que muchos continúen lucrando con la obsolescencia programada.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad