“Después de la tormenta, viene la calma” es una popular frase que se aplica en casos como los que ha vivido Samsung con su “explosivo” episodio relacionado al Samsung Galaxy Note 7. Lastimosamente, la empresa sur coreana parece que no podrá utilizar este dicho debido a que tal parece que la racha de mala suerte con su terminal estrella seguirá por un tiempo.

Hace unos días se reportó que un smartphone se había incendiado en un vuelo en Estados Unidos. Este dispositivo era un Galaxy Note 7 perteneciente a la segunda tanda enviada por Samsung, es decir, era un terminal seguro del programa de reemplazos. Este episodio aumenta las posibilidades de que la compañía tenga que solicitar nuevamente los terminales y realizar un cambio, de las unidades seguras.

Samsung Galaxy Note 7: Un nuevo “recall” podría estar en camino

samsung-galaxy-note7-explota
La Federal Aviation Administration (FAA) y la Consumer Product Safety Commission (CPSC), se encuentran analizando este caso, donde el Samsung Galaxy Note 7 se incendió durante el vuelo de Louisville a Baltimore, para poder así determinar si se trataba realmente de un terminal perteneciente al programa de cambio. Si esto se llegase a confirmar, las dos entidades ordenarán el inicio de un nuevo programa de cambio de todos los Galaxy Note 7 en los Estados Unidos, con la finalidad de garantizar la seguridad de los usuarios.

Si se llegase a dar la solicitud por parte de las autoridades, sería un caso muy excepcional debido a que es poco común que se aplique dos veces este tipo de medidas sobre un mismo dispositivo. Esto podría generar nuevamente millones de perdidas a Samsung, que ya ha visto reducidas sus ventas en un 5% con respecto al año pasado, siendo el problema con los Samsung Galaxy Note 7 el principal factor para esta situación.

¿Tu que opinas de toda esta situación?