Una tablet económica y funcional es muy difícil de encontrar. SPC es una empresa que no conocíamos, pero cuando nos propusieron probar su tablet SPC Glee 3G no pudimos resistirnos.

Antes de nada, en esta review es necesario tener en cuenta el público al que se destina el producto. Es una tablet que cuesta tan solo 100€ y no tiene características tope de gama. Se destina a un público que no utiliza una tablet todos los días y que no es tan exigente con respecto a la calidad del material, a la cámara o pantalla – elementos multimedia.

Ahora, teniendo esto en cuenta, continuamos con la review de esta tablet de 10′.

Características da SPC Glee 3G :

  • Intel Atom Processor x3-C3230RK.
  • 1 GB de memoria RAM
  • Procesador gráfico Mali 450 MP4.
  • 3G @ 21 Mbps, HSPA+.
  • Bluetooth 4.0.
  • Pantalla de 10.1″ 1024×600.
  • Cámara trasera de 2 Mp y cámara frontal VGA.
  • Memoria interna de 8 GB.
  • Slot micro SD (hasta 32 GB).
  • Función USB-OTG (cable incluido).
  • Batería de 6.000 mAh
  • Dimensiones 260 * 163 * 11 mm.
  • Peso: 570 g.

Uno de los aspectos en los que más fallan las tablets de esta gama es en el diseño y en los materiales. Esta tablet no es una excepción. Al abrir la caja y tocar por primera vez la tablet lo que más noté fueron su peso y su grosor. Pensaba que ya no existían tablets así, pero me llevé una sorpresa.

El diseño no es una de sus mejores características

Esta tablet tiene un peso de 570 g y un grosor de 11 mm. En la parte trasera, concretamente en el centro, si la apretamos, veremos que se hunde un poco. Es posible que sea por el plástico utilizado, pero aún así no inspira confianza.

Otra cosa que me llamó la atención fue la posición de los botones. Para mí, la posición de los botones de encendido y volumen no es nada cómoda. Después de una semana de uso de la tablet aún no me he acostumbrado a sus posiciones.

Hay algo que no está bien en esta pantalla

Otro de los aspectos más importantes en una tablet es su pantalla. Es por eso que se llaman tablets, porque tienen una pantalla mayor. Sin embargo, si esta pantalla no es buena, ¿de qué sirve tener una tablet?

El tacto de la pantalla de esta tablet es muy extraño. No es suave y a veces es cuesta deslizar un dedo por la pantalla. Además, los ángulos de visión de la tablet no son muy buenos. Si no la miras de frente, no podrás ver nada. Esto puede resultar muy útil si quieres evitar que la gente en el metro vea lo que escribes o ves, pero para poco más.

Un buen rendimiento a un precio razonable

Pero en esta tablet también encontramos puntos positivos. Para su precio, su rendimiento es muy positivo. Incorpora Android 5.1 con algunos cambios en el firmware y en el tema principal. Su sonido es alto y tiene calidad. El único problema es que el altavoz se encuentra en la parte trasera.

Al utilizar la tablet a diario no he tenido ninguna dificultad en ver vídeos de YouTube, ir al Facebook o leer mi e-mail. Sin embargo, siempre que quería hacer algo más complicado, o más rápidamente, ya no era tan fácil. Cambiar entre aplicaciones, abrir algún juego más exigente o tener abiertas varias aplicaciones al mismo tiempo la ralentizaban. Sin embargo, al abrir solamente una lo hacía perfectamente.

La duración de la batería no está nada mal. Con un uso normal me duró más de 7 horas de pantalla encendida con el brillo a la mitad.

¿Vale la pena comprarla?

Se trata de una tablet barata, con buenas prestaciones, pero con un diseño y una pantalla bastante mejorables. Una batería razonable y un rendimiento equilibrado.

Pero la pregunta que os tenéis que hacer es: ¿por este precio podéis encontrar algo mejor? La respuesta es sí, pero no en España.