Ha llegado a nuestras manos una sample review del smartwatch Samsung Gear S2 Classis, en este caso el SM-R732.

Los wearables están ganando cada vez más espacio en el mercado. Las principales compañías de estos terminales son las mismas que en los smartphones. Samsung empezó, pero después con el Apple Watch vimos como otras empresas empezaron a aparecer y a desarrollar aún más sus relojes inteligentes.

En el caso de Samsung, con su línea de smartwatches equipados con SO Tizen, han conseguido cautivar a algunos usuarios, por su diseño o funcionalidades. Pero ¿es el Gear S2 el mejor para el usuario que quiere estar conectado con el mundo en cada segundo?

Características:

  • Pantalla: Super AMOLED de 1,2″;
  • Resolución: 360×360 (~302ppp);
  • Protección: Corning Gorilla Glass 3;
  • SOTizen;
  • Chipset: Exynos 3250 (Cortex-A7, dual-core @ 1Ghz – Mali-400 MP2 @ 400 MHz);
  • Memoria interna: 4 GB (sin expansión microSD);
  • Memoria RAM: 512 MB;
  • Conectividad: Wi-Fi 802.11 b/g/n; Bluetooth v4.1; NFC;
  • Sensores: Acelerómetro, barómetro, frecuencia cardíaca, giroscopio;
  • Carga inalámbrica;
  • Batería: incorporada Li-Ion 250mhA;
  • Cuerpo: Acero inoxidable;
  • Dimensiones: 43,6 x 39,9 x 11,4 mm;
  • Peso: 42g;
  • Certificado IP68: resistencia a polvo y agua;
  • Notas: sin GPS ni 3G;
  • Compatibilidad con Android 4.4 o superior y con por lo menos 1.5 GB de RAM.

Primeras impresiones

El reloj que recibimos es un sample review. La diferencia está en el embalaje, que es distinto al que tendría si lo compráramos en una tienda. Por eso, hacer el unboxing no tiene sentido. Podemos decir que venía el Gear S2 con un cable y su estación de carga inalámbrica.

gears2-5-772x434

Al coger el reloj por primera vez me quedé impresionado. Seguramente tiene un diseño muy llamativo, clásico, redondo, con un marco giratorio y una correa en piel. Me gustó mucho su aspecto, porque es el estilo de relojes que me gustan: redondos.

“Al coger el reloj por primera vez me quedé impresionado…”

Así, al ponerlo en mi muñeca, no sentí ninguna incomodidad. No noté que fuera grande o pesado. Es muy cómodo y se adapta muy bien a varios tipos de muñecas.

gears2 (4)

En términos de construcción, me pareció bastante sólido. Además de la correa, el acero inoxidable del dispositivo se agradece y su pantalla parece ser lo suficientemente resistente. Está claro que no hicimos el test de caídas, pero al tocarlo hemos tenido esa sensación.

gears2_design-768x723

 

Los dos botones que incorpora son de fácil acceso. Están localizados en lugares estratégicos para mejorar su utilización. El botón superior permite retroceder en las aplicaciones o volver al menú principal. El que se encuentra más abajo, con un toque, abre el menú de aplicaciones y si lo dejamos pulsado, funciona como botón para apagar o encender el dispositivo.

Experiencia personal

La adaptación al uso del smartwatch fue bastante fácil. Al cabo de unos minutos ya conseguí utilizarlo sin ningún problema. Para eso, su marco giratorio es de gran ayuda, facilitando bastante el paso entre menús y elecciones. A pesar de no tener la experiencia, seguramente sea de gran ayuda para cuando tengamos guantes puestos y no queramos quitárnoslos para ver las notificaciones u otro tipo de informaciones.

Su pantalla es genial. Con buenos colores y muy brillante, lo que facilita su visualización en ambientes con mucha iluminación, como en la calle. El ajuste del brillo también es fácil de configurar en los ajustes generales del dispositivo. Una vez más, gracias al marco giratorio, es posible bajar el brillo rápidamente.

Para la pantalla inicial, Samsung decidió crear varios temas distintos ajustados a la pantalla, para que el usuario pudiera elegir el que más le gustara. Para mí, el que venia por defecto era genial. Pero hay uno para todos los gustos, desde los más deportistas hasta los más clásicos.

Cuanto tenemos poca batería el Gear S2 nos pregunta si queremos usar el modo de ahorro de energía. Si lo activamos el reloj utiliza una temática de tonos grises y desactiva algunas funcionalidades, manteniendo únicamente algunas notificaciones y la hora.

En relación a la monitorización de salud y fitness, nos permite lo mismo que muchos otros. Incorpora algunas funciones básicas como el contador de consumo de agua y café, el controlador de ritmo cardíaco a través del sensor que esta en contacto con nuestra muñeca o el contador de pasos. Todo esto permite al sistema medir nuestro nivel de actividad física y contabilizarlo en tres modos: reposo, ligero y alto. Además, registra también las Kcal gastadas en ese periodo.

El reloj incorpora dos aplicaciones para eso, S Health y Nike+. Estas aplicaciones permiten cronometrar o medir el trayecto, la pasada y el ritmo cardíaco. Sin embardo, si te gusta mucho salir a correr, este reloj no es el más completo. Le falta por ejemplo el GPS.

La falta de GPS hace que no sea posible guardar el trayecto que hemos realizado. Es cierto que otros terminales que incorporan este sensor tienen una batería peor, así que tienes que elegir: batería o GPS. Si eliges GPS, echa un vistazo al Moto Sport, que tiene un GPS pero una batería que se gasta enseguida.

 

En relación al SO, Tizen, hay muchos aspectos positivos. El sistema es fluido y rápido. Faltan algunas aplicaciones y la compatibilidad entre muchas otras, pero aún así, se nota que han trabajado mucho en este sistema.

El punto más débil del dispositivo, es sin ninguna duda, la batería. Se agota rápidamente, y una carga diaria es siempre necesaria. No está nada mal, teniendo en cuenta los otros relojes, pero también es lo único que podemos criticar.

Su batería de 250 mAh no parece ser suficiente para alimentar su pantalla AMOLED, Tizen y el Exynos al mismo tiempo. Las compañías tienen que encontrar una solución para mejorar la eficacia de las baterías, ya que se trata de un punto clave para muchos usuarios.

¿Me lo compro o no?

Samsung muestra su potencial con este reloj que me ha enamorado. De todos los que he probado hasta ahora, este es uno de mis favoritos sin lugar a dudas.

Sin embargo, para un terminal de casi 350€, creo que una mejor batería no estaría mal. El GPS no es estrictamente necesario, ya que en este momento reduciría la duración de la batería del terminal.

Noté algunos calentamientos durante su uso, principalmente durante sincronizaciones con el smartphone y con la aplicación de Nike+, pero nada anormal. Al final, incorpora un procesador de 1 Ghz que está justo ahí al lado de nuestra piel.

Los wearables aún no me han conquistado, pero este sin lugar a dudas ha conseguido que quiera comprar uno. De todos modos, aún no es el momento. Sin embargo, si a ti te gustan estos terminales, este, créeme, es una muy buena opción.

Ver na Amazon

Este Samsung Gear S2 fue utilizado con el Asus Zenfone 2 ZE551ML.