Review del Cubot Cheetah 2: un móvil chino que podría ser mejor
Smartphone muy completoBuena bateríaBonito diseño, pero...Rendimiento a la altura del precio
Cámara de baja calidadConectividad y sonido mejorable... se siente muy barato
77%Nota Final
Diseño66%
Pantalla76%
Rendimiento79%
Ecosistema87%
Puntuación de los lectores 2 Votos
71%

La mayoría de las marcas chinas, como Cubot, intentan ganar una posición en el mercado de la gama media, el mercado en el cual las personas están dispuestas a arriesgar y comprar un terminal chino. Este riesgo es lógico, ya que algunas marcas como Xiaomi, Meizu y Cubot son capaces de superar a otros smartphones como LG, Samsung o BQ en prestaciones por un precio mucho más bajo.

Pero claro, ¿será que todos los smartphones chinos son igual de buenos? Pueden contar con buenos procesadores y prestaciones, pero creemos que en 2016, ya todos sabemos que los números no lo son todo, y el Cubot Cheetah 2 es un ejemplo de eso.

Un diseño barato y poco resistente

Abrimos la caja con el dispositivo y nuestra primera impresión fue genial. El terminal viene con una presentación estupenda, con su pantalla de 5.5” con cristal de 2.5D, que parece que no tiene biseles y un color bonito: dorado. También cuenta con una carcasa transparente y el protector de pantalla ya puesto.

review-cubot-cheetah-2-diseno

Es un móvil grande, y con la carcasa de plástico aún más. La funda no parece ser muy resistente y se siente muy barata. Pero lo mismo ocurre con el terminal. Sus bordes son de aluminio, pero la sensación al tocar la pantalla, los botones y la carcasa trasera no es la mejor. Además, si lo utilizas sin la funda notarás que se ensucia fácilmente.

Ergonomicamente podemos decir que no está nada mal, ya que los botones de volumen y de bloqueo se encuentran en una posición muy natural. El botón central, que funciona como lector de huellas, también está bien posicionado, pero se siente barato.

Todo en este terminal se siente barato

Casi todo en este terminal se siente barato: su carcasa trasera que se puede extraer, el botón principal, su pantalla que no es suave al toque… Muchos de estos problemas quizás se solucionen con una funda de calidad y un buen protector de pantalla, pero no dejan de ser extras ajenos al producto que adquirimos.

Excelente resolución, horribles ángulos de visión

Algo que nos sorprende en este móvil es su calidad de pantalla. Sienta bien ver un vídeo o jugar en una pantalla tan grande y con una resolución FHD como la del Cubot Cheetah 2. Sus colores también no están nada mal, pero sus negros no son tan profundos.

review-cubot-cheetah-2-botones

Hay algo que sin lugar a dudas no nos gusto nada: sus ángulos de visión. En interiores o espacios con poca luz ya se notan, pero en el exterior o en el sol, es un poco más complicado. El panel se nota que no es el mejor, no solo por los colores, pero por el tacto y los ángulos de visión.

Precio/rendimiento insuperable

Tres cosas marcan el rendimiento de este móvil: Procesador y RAM, Batería y extras.

Empecemos por el procesador y la RAM, los dos componentes que ejecutarán las apps. Este dispositivo cuenta con el MediaTek MTK6753 de 1,3 GHz y 3 GB de RAM. También cuenta con 32 GB de memoria interna, el nuevo mínimo que cada vez más vemos en los smartphones.

Estas especificaciones le permiten ejecutar todas las apps más básicas sin ningún problema: Facebook, Instagram, Feedly y algunos juegos poco exigentes. Sin embargo, ejecutar otras apps como Modern Combat o Dead Trigger pueden tardar un poco más en abrir y en algunos casos bajar el número de frames.

benchmark-de-cubot-cheetah-2

El rendimiento en multitarea es positivo, ya que sus 3 GB de RAM le permiten tener varias apps en segundo plano. Pero no nos equivoquemos: estás apps se cerrarán para que el procesador pueda abrir nuevas apps más rápidamente. Sin embargo, si no fueran estos 3 GB de RAM, la experiencia de utilización seria muy negativa.

Batería con una duración regular

La duración de la batería en este terminal no llego a nuestras expectativas. Con una batería de 3.000 mAh esperábamos buenos resultados, pero parece que el sistema no está lo suficientemente optimizado. Es cierto que lo pudimos utilizar durante más de un día en todos los días de prueba, tanto como si no lo tocáramos, o como si no parasemos de jugar y ver vídeos.

Esto claro puede ser algo positivo para algunos, pero lo normal es que si no tocas el dispositivo, su batería no se consuma tan rápido.

bateria-de-cubot-cheetah-2

La carga se realiza en unas dos horas con el cargador original y con el terminal apagado. Si se carga por USB conectado al ordenador, tardará más de 3 horas.

Conectividad y otros extras

Estos son los extras que más te llamarán la atención: Dual-SIM, lector de huellas y USB Tipo C.

El lector de huellas tiene sus días: hay momentos en que funciona de maravilla y otros en que no reconoce tu huella dactilar. Lo mismo ocurre con el Wi-Fi: en algunos momentos funciona bien y en otros falla sin razón aparente. Pero claro, esto no es nada positivo, ya que se tratan de cosas que deberían funcionar siempre y en cualquier dispositivo.

Las llamadas se escuchan bien y no hay cortes ni interferencias. En relación a la red, tampoco tuvimos problemas. Punto positivo a destacar: banda de 800 MHz compatible con 4G en España.

review-cubot-cheetah-2-bateria

Sus altavoces son algo peculiares. Tiene apenas un altavoz, pero el sonido sale por dos orificios separados. La columna, al no estar cerca de la carcasa crea un poco de “eco”, que se nota al instante. Comparado con otros móviles, como el BQ M5 o el Xiaomi RedMi Note 3, sale a perder mucho.

Cámara

En terminales de gama media baja nadie espera una cámara estupenda, así que creemos que este terminal cumple con las expectativas. Tiene una cámara de trasera de 13 MP y otra frontal de 8 MP. La cámara trasera es capaz de hacer buenas fotos, siempre y cuando haya mucha luminosidad y no haya movimiento.

Al hacer fotos en lugares de baja luminosidad puedes tener el problema de encontrar los típicos granos en la foto. Si el objeto que quieres fotografiar se muevo, o te mueves tu, la foto también sale borrosa. Ademas, el modo Automático y HDR no funciona como lo esperado, principalmente en ambientes con una gran fuente de luz.

camara-de-fotos-cubot-cheetah-2

En este enlace puedes ver las fotos en máxima resolución

Como puedes ver en las fotos, en interiores o lugares con poca luz, las fotos no son las mejores. Su lente no es capaz de capturar absorber la poca luz que existe y como resultado salen borrosas y con granos. Sin embargo, en ambientes con buena luminosidad, no hay mucho problema, siempre y cuando no sea necesario utilizar el modo HDR.

Sistema Android Stock

review-cubot-cheetah-2-dispositivoSi hay algo que los chinos aprendieron a las malas fue a mejorar su sistema. Es cierto que algunos, como MIUI, están bien optimizados, pero muchos otros, contaban con capas de personalización que solo relantizaban el terminal. Pero nos alegramos que ese no sea el caso del Cubot Cheetah 2.

En este modelo contamos con la versión de Android 6.0 y el parche de seguridad de Android de Septiembre. No existen muchas modificaciones en el sistema, pero lo que si hemos notado son partes del sistema sin traducir, como por ejemplo: “Battery Percentage” o “Owner”. Pequeños detalles pero que dicen mucho sobre las pruebas de dispositivos para un determinado público.

Por todo lo demás es genial, sin apps basura instaladas y con Android Stock.

¿Vale la pena?

Es complicado para nosotros recomendar este dispositivo por el precio que se encuentra ahora mismo, 142€ en GearBest. Es un terminal bonito pero con materiales baratos, con un buen rendimiento si no es llevado al extremo y una cámara a la altura de los smartphones de gama baja.

Es cierto que es un móvil muy completo, con una pantalla de 5.5” FHD, USB Tipo C, lector de huellas, Dual Sim y mucho más. Sin embargo, en todos los apartados tiene fallos y por poco más es posible comprar un Xiaomi RedMi Note 3 Pro que lo supera en muchos aspectos.