En el mundo de la tecnología estamos acostumbrados a ver todo tipo de adquisiciones y fusiones empresariales, pero esta vez nos ha pillado desprevenidos. Y es que hace unos días saltaba el titular: Razer compra THX.

Razer compra THX – ¿Qué gana cada uno con la compra?

Sí, así es. La famosa compañía de dispositivos gaming ha puesto la billetera encima de la mesa para hacerse con la mítica THX, compañía de tecnologías de audio fundada por el mismísimo George Lucas.

Hay que resaltar que en esta adquisición no ha habido daños colaterales, o sea, tanto el personal como los directores de THX siguen trabajando. Esto es sin duda un indicador de que el proceso debe haber transcurrido sin problemas, y que la cultura de ambas empresas debe encajar como un guante, ya que de lo contrario el equipo directivo de THX habría sido cesado con gran probabilidad.

Tanto el personal como los directores de THX seguirán trabajando en la compañía tras la adquisición.

Sin duda esta adquisición tiene un doble beneficio para Razer. Por una parte, le permitirá perfeccionar su tecnología de audio en lo que a videojuegos se refiere (pocas empresas se nos ocurren con más experiencia que THX en cuanto a sonido). Pero, además, abre las puertas a Razer a toda la industria del cine y del sonido profesional. Y es que, si la propia Razer se define como una empresa que busca innovar en el entretenimiento, no debe dejar de lado precisamente el sector cinematográfico, que cada año mueve ingentes cantidades de dinero (como lo hace el del videojuego).

La adquisición abre nuevos mercados a Razer, a la vez que permite a THX reinventarse y crecer.

Las certificaciones de THX se encuentran por todo el mundo, y en el mundillo de las tecnologías de audio es normal el cobro por el disfrute de dichas certificaciones, como si de un sistema de patentes se tratara. Así que claramente Razer espera obtener nuevas vías de ingresos con esta adquisición (como es lógico).

vista-general-razer-manowar

En resumen, la noticia de que Razer compra THX es señal de que la industria de los videojuegos está sana, viva y coleando. Las empresas deben buscar adaptarse a los nuevos mercados, anticiparse a las oportunidades y crear negocios nuevos basados en ellas. En ese sentido Razer ha estado atenta, y THX ha visto una forma de reinventarse, abarcar por su parte también un nuevo público y crecer dentro de Razer.

Estamos deseando ver las sinergias que esta adquisición nos traerá (si ya Razer ofrecía buenos productos en lo que a auriculares y headsets se refiere, ahora seguro que serán aún mejores. Mientras tanto, sólo podemos desearles lo mejor a nuestros amigos de THX y Razer en esta nueva aventura.