Blizzard es conocida por poder ejecutar sus juegos en una gran variedad de máquinas. Lo mismo ocurre con Overwatch, pero lo más sorprendente es saber que aproximadamente el 22% de los jugadores de PC juegan con las GPU integradas. Estas GPU normalmente se encuentran en ultrabooks, laptops baratas o otros ordenadores sin gráficas dedicadas AMD o NVIDIA.

Esto fue revelado por el ingeniero de software senior de Blizzard Ryan Greene en GDC 2017. Greene dijo que el objetivo era alcanzar los 60 FPS con especificaciones recomendadas y 30 FPS con el mínimo. Este último se centró en el hardware de gama baja.

“No todo el mundo estaba emocionado al principio, pero cuando nos pusimos en marcha, la gente empezó a entender el valor de este objetivo. Montamos los laboratorios de test con varias máquinas con diferente hardware. Tuvimos diferentes personas jugando en cada una, y se sorprendieron de lo bien que iba”.

Al mejorar las configuraciones para estos PC, Blizzard también pudo optimizar su rendimiento en ordenadores más potentes y en consolas.

Fuente | PC Gamer