Si antes ya era recomendado comprar la versión de 128 GB de los iPhone 7, ahora existe otra razón. No solo por el tamaño del almacenamiento, sino por su velocidad.

Apple es una de las primeras empresas que se dio cuenta de la necesidad de aumentar la velocidad de la memoria del almacenamiento. De nada sirve tener un super CPU, si después esperas una eternidad para leer o grabar unos MB en la memoria. La memoria del iPhone 6S se acercaba a las velocidades de los SSD, con lectura de 630MB/s e escritura de 200MB/s. En el iPhone 7 estos valores fueron mejorados para 930MB/s y 310MB/s… pero no en todos los modelos.

El iPhone 7 de 32 GB es más “lento”

El iPhone 7 de 32 GB tiene una velocidad de escritura un poco más baja que los otros modelos de 128 GB y 256GB… Bueno, en realidad no es así tan poco: 300MB/s.

Utilizando la app de benchmarks PerformanceTest Mobile, el iPhone 7 de 256GB consiguió lecturas de 856MB/s y escritura de 341MB/s, mientras la versión de 32GB se quedo por las 686MB/s y 42MB/s.

En un caso más practico, al copiar una película de 4.2GB para el iPhone 7, el proceso que tarda 2:34 minutos en el iPhone 7 de 128 GB, en el iPhone 7 de 32 GB tarda 3:40 minutos, un minuto más.

Esto quiere decir que, tal como en las generaciones anteriores donde el modelo base de 16 GB solamente existía para ser un incentivo a comprar el modelo superior, el modelo de 32 GB no está al mismo nivel que los demás… Por lo que si quieres el mejor, tienes que gastar aún más.