En este artículo daré mi opinión sobre el juego de Paladins. Soy un jugador habitual de Overwatch y hasta ahora no he podido/querido probar Paladins. En realidad no me llamaba la atención, principalmente porque se dice por ahí que es una copia de Overwatch. Sin embargo, he decidido instalarlo para sacar mis propias conclusiones.

Hace algún tiempo que juego Overwatch, concretamente desde julio. Desde el principio me encanta. Cada personaje es único, y saber manejar a cada uno puede llevarte mucho tiempo… creedme, ¡mucho tiempo! Además, todo funciona a la perfección: los mapas no tienen bugs, las comunicaciones son fluidas, los servidores funcionan y el sistema es intuitivo y fácil de entender. Es cierto que no es perfecto, pero hasta ahora Blizzard ha hecho un excelente trabajo.

Paladins es muy parecido en muchos aspectos, pero coge muchos más aspectos de MOBA’s que Overwatch. El sistema de cartas y de mejoras de cada personaje durante el juego pueden marcar la diferencia y volver una partida mucho más difícil e imprevisible. Además, al ser gratuito con los héroes bloqueados me recuerda mucho a juegos como LoL.

En fin, dejemos esto de lado y saltemos a lo que realmente importa: mis primeras impresiones y opiniones sobre el juego.

Paladins: primeras impresiones

Al abrir el juego por primera vez no he podido evitar escuchar en mi mente: “Es una copia de Overwatch”. Es que en realidad empieza de la misma forma, con un entrenamiento en el que eres un Soldado (Soldado 76, ¿eres tú?). Aún así, el diseño del juego y las habilidades del soldado son completamente distintas.

Después del entrenamiento, entré en el menú principal y busqué una partida. Me sorprendió la velocidad con la cual el sistema encuentra una partida, ya que es mucho más rápido que en Overwatch. Además de esto, al principio de la partida me recordó mucho a LoL y CS:GO. A LoL a la hora de elegir el Héroe y a CS:GO en el momento de buscar y entrar en la partida.

¿Te recuerda a algo?

Al entrar en el juego elegí a “Fernando”, un Tanque muy parecido a Reinhardt de Overwatch. La primera partida fue extremadamente fácil ya que la mecánica era igual: proteger con el escudo y atacar a los enemigos más cercanos. Si no fuera por el diseño del juego, diría que estaba jugando una Beta muy antigua de Overwatch.

En la segunda partida jugué con Kinessa, que me recordó muchísimo a Widowmaker de Overwatch. Una vez más, fue extremadamente fácil y familiar jugar la partida. Creo que de cierta forma estaba en ventaja en relación a los otros jugadores que nunca han jugado a Overwatch. Sin embargo, me estaba divirtiendo.

Sí, el juego estaba siendo divertido, pero había muchas cosas que no entendía: ¿Qué eran las cartas que aparecían al principio? ¿Qué mejoras debería comprar durante el juego? ¿Por qué algunos héroes están bloqueados? Tenía una pequeña idea de todo esto, pero necesitaba una explicación más profunda, así que me puse a ver los vídeos de YouTube de Paladins.

No es tan bonito como Overwatch, pero es muy divertido

Después de ver casi todos los vídeos del canal de Hi-Rez, me puse a jugar de nuevo, pero de esta vez intentando conseguir aumentar el nivel de mi personaje. Ahora, como ya conocía mejor las habilidades de Kinessa, me fijé un poco más en el arte y en los mapas de Paladins.

Los personajes no son tan carismáticos como en Overwatch, no están bien diseñados y sus movimientos no son tan “realistas”. Aún así, cada personaje es único, inconfundible y también difícil de perfeccionar. Quizás en las primeras partidas no haya visto muchas combinaciones de ataques especiales, pero estoy seguro de que es posible jugar en equipo de la misma forma que en Overwatch.

Hablando del diseño, hay algo que me decepcionó bastante: los mapas. En el modo Payload tan sólo he visto un mapa, y en el modo Siege, tres mapas completamente simétricos. Si en Overwatch ya nos quejamos de que tiene pocos mapas, y tiene 13 completamente distintos y bien trabajados, en Paladins aburrirse con los mapas es aún más rápido.

Update: He visto que en realidad cuenta con muchos más mapas, pero no sé por qué razón no los he visto en el juego.

Además de esto, creo que los tipos de juegos no te invitan a conocer un poco más el mapa y a flanquear. Lo importante es matar y mover la carga en todas las situaciones, por lo que después de un tiempo se transforma en algo un poco aburrido.

Lo bueno y lo malo de Paladins

Como jugador de Overwatch, es imposible no compararlo con Paladins. Existen muchas cosas parecidas, pero no entraré en detalles sobre cuál ha copiado a cuál, ya que considero que ambos han cogido ideas de juegos más antiguos. Además, si tenemos en cuenta el juego Global Agenda, Blizzard tiene todas las de perder. Simplemente quiero dar mi parecer en relación al juego y a las impresiones que he tenido al respecto.

Me parece un juego muy divertido, con algunos héroes bastante interesantes, pero creo que le falta un poco del trabajo en equipo que me encanta. Un solo jugador no puede ganar la partida y por eso es necesario elegir diferentes clases y programar estrategias en el momento. Pero esto no se puede hacer de la misma forma que en Overwatch por una sencilla razón: el sistema de comunicación del juego está poco desarrollado.

Es cierto que tocando “V” se puede acceder a unos mandos rápidos, y que con “Enter” se puede escribir, pero esto es cosa del pasado. Si existiera alguna forma de utilizar el micrófono para hablar con nuestros compañeros y organizar mejor el ataque sería genial. Un menú rápido más visual y atractivo también molaría, y que realmente se escuchara la voz de cada personaje diciendo lo que quiere también.

En Overwatch, un tanque es tan importante como un soporte o un DPS. Sin embargo, en este juego lo que importa es matar. Repito, sólo lo he jugado durante algunas horas, por lo que supongo que a medida que vaya mejorando mi nivel, el juego se vaya amoldando a ese estilo de categorías. Quizás esto suceda también porque, al principio, la mayoría de los héroes desbloqueados son de ataque y porque cada héroe se puede curar a sí mismo.. En fin, tendré que seguir jugando para saber si esto cambia.

He sentido que no todos los personajes tienen la misma importancia

Que los héroes estén bloqueados al principio también me ha molestado un poco, pero es la mejor forma de mantener a los jugadores, y más siendo gratuito. Es posible desbloquear cartas, oro y otras cosas con los cofres que podemos abrir cada vez que aumentemos de nivel. Esto de alguna forma ayuda a los que no pueden/quieren pagar por ello, así que sobre esto se lleva un punto positivo.

En realidad, aunque sea muy parecido en la esencia a Overwatch, existen muchos detalles completamente distintos y originales en este juego: el sistema de cartas de cada héroe y de mejoras dentro de la partida, el proceso de curación autónomo, el arte de los mapas, etc.

¿Continuaré jugando a Paladins?

La respuesta es sí, pero no tanto como a Overwatch. Estaré al tanto de las mejoras, de los nuevos héroes y mapas, pero no lo jugaré todas las semanas como hago con Overwatch. Es un juego divertido y que jugaré con mis amigos por TeamSpeak. Pero como os dije anteriormente, la falta de comunicación en el juego, de modos y mapas le hacen menos divertido para mí.

Son dos juegos parecidos en muchos aspectos, pero en jugabilidad no tienen nada que ver. Los personajes, los mapas y las luchas… sin contar que uno es de pago y el otro gratuito. El presupuesto de Blizzard para Overwatch no lo tiene Hi-Res, pero seguramente con el tiempo Paladins también mejorará visualmente.

  • AstralZero

    Todo bien, felicitaciones.
    Pero cabe destacar que mientras mas se avance mas se ve la necesidad de tener un dps y un healer en el equipo, no es solo matar.
    Gracias

  • matilde

    Al principio solo puedes pelear contra bots, por eso las partidas se crean muy rápido y son fáciles. Después contra otros jugadores se pone interesante el asunto, y en ranked ni te cuento (porque no lo he jugado aun)

    • Domingo Gomes

      Si, creo que es hasta el nível 5. Desde entonces he subido de nível, y la verdad es que ha mejorado. Ahora la composición del equipo es más importante, y es más desafiante 😉